Skip to main content

Cómo usar un sifón de cocina

El sifón de cocina es uno de los productos imprescindibles para los amantes del buen comer y de los postres. Con este artículo podemos hacer unas cremas batidas de rechupete y agregarlas a salsas, licores, postres, etc. Pero, ¿sabes utilizarlo? En la siguiente guía aprenderás a usar un sifón de cocina.

Guía | Aprende a utilizar un sifón de cocina correctamente

En la cocina contamos con distintos productos que pueden transformar completamente las elaboraciones que hacemos en el día a día. Si buscas más, el sifón de cocina es el siguiente reto que te proponemos.

Antes que nada, debes saber que estamos ante un recipiente que es seguro y que tiene un mecanismo fiable y que funciona, siempre y cuando se sigan las instrucciones de uso recomendadas.

Consejos previos para usar el sifón de cocina

  • No es recomendable mezclar componentes y cargas de marcas diferentes
  • No se debe abrir si no se está vacío (asegúrate de sacar todo el contenido antes)
  • La limpieza es fundamental para su correcto funcionamiento (las partes de la junta de silicona, el muelle y la válvula que están dentro del cabezal deben estar limpias y bien fijadas) 

Partes del sifón de espuma

El sifón de espumas o de cocina está compuesto por:

  • Recipiente: es el propio cuerpo del sifón, donde se añade la mezcla a montar. 
  • Depósito: la capacidad del sifón puede ser de 250 ml, 0,5 litros y 1 litro. 
  • Cabezal: es otra de las partes del sifón de cocina. Se trata de un mecanismo de acero inoxidable que se emplea como tapa. Ahí se introducen las cargas de gas y es por donde sale el contenido tras accionar la palanca. 
  • Boquillas: las conocidas como boquillas decorativas es la parte por la que sale la espuma. Pueden ser rectas y rizadas. Simplemente se ponen sobre el cabezal del sifón de cocina, para obtener la forma deseada.
  • Depósito para las cargas: es un tubo cilíndrico de acero en el que se ponen las cargas de gas. Simplemente se enrosca en la parte superior del sifón, en el que está la válvula y que echa el gas hacia el interior del recipiente. Luego ya se puede quitar el depósito y lanzar la carga vacía.

Ahora que conoces las partes de un sifón de cocina, ya podemos proceder a los pasos a seguir para poder hacer la crema batida, que tanto nos gusta en postres.

Pasos a seguir para usar el sifón

  1. Añade el preparado o mezcla líquida al recipiente. Es importante que tenga una proporción adecuada para que se pueda montar con el sifón. Es decir, debe llevar algún agente como grasa, fécula, albúmina, gelatina o proespuma. Otra recomendación es que el líquido esté colado para que no pueda obstruir la válvula y, mejor aún si los ingredientes están mezclados. Tampoco se debe superar la carga máxima permitida, porque hay que dejar un poco de margen para que pueda entrar el aire que proviene de las cargas de gas.
  2. Enrosca el cabezal. Asegúrate de que esté limpio y la válvula, muelle y junta de silicona se encuentren bien fijadas. 
  3. Coloca la carga de gas dentro del depósito de cargas. Asegúrate de que la parte de la boca está hacia fuera.
  4. Coloca el depósito de las cargas en el cabezal. Lo siguiente que tienes que hacer es girar el sifón de espumas hacia abajo y luego colocar el depósito de las cargas.
  5. Enrosca para ver que vacía el gas. El siguiente paso recomendado es enroscar para ver que vacíe la carga de gas. Haz una primera roscada para comprobar que entra aire en el sifón. Cuando lo tengas, enrosca rápido para un vaciado eficaz. Para una segunda carga se recomienda poner el sifón en vertical y agitarlo antes de quitar el depósito de la primera carga.
  6. Deja reposar en la nevera. Lo siguiente que hay que hacer es dejarlo reposar entre 4 y 5 º C, previamente cargado y en posición horizontal. Puede estar minutos, horas o días, pero es importante que esté. Ojo, no se debe poner en el congelador.
  7. Emplatar. Si has seguido todos estos pasos es el momento de emplatar, porque la espuma fría quedará perfecta de la nevera y tendrá una textura perfecta. Aunque recuerda que hay que emplatar junto antes de que salga el plato, porque aguanta unos 10 minutos.

¿Qué hacer después de utilizar el sifón?

Muy importante:

  • Vacía el contenido sobrante antes de abrirlo. Puedes vaciarlo en el fregadero hasta que veas que no sale nada.
  • Limpia el sifón. Tras ver que está todo vacío, limpia el cuerpo con agua templada, un poco de jabón y seca muy bien. No lo metas en el lavavajillas y guardarlo abierto y separado el cabezal del cuerpo, para evitar olores.

¿Qué tamaño de sifón comprar para casa?

Para realizar elaboraciones caseras, puede ser suficiente con un sifón de cocina de 250 ml o 500 ml para familias más grandes. En el caso de repostería sí que merece la pena el de 1 litro.

Esperamos que esta guía te sirva para empezar a utilizar el sifón de cocina con éxito. Si te ha quedado alguna duda, ¡pregúntanos!

My Rewards